Historia

La comunidad peñaflorina de la década del ’60 ansiaba tener un Liceo donde pudieran estudiar sus hijos, pues, debían acudir a otras Comunas para recibir la preparación educativa requerida. Esta necesidad educativa, fue abordada por su Alcalde, Don Francisco Kellendonk Durán, quien realizó las gestiones para proveer de un edificio que permitiera la independencia efectiva de la educación secundaria de Peñaflor.


El actual edificio que ocupa este Liceo fue donación de Don Thomas Bata, propietario de la fábrica donde trabajaban bastantes vecinos de esta Comuna. El Liceo Peñaflor, inició sus actividades como Liceo anexo del Liceo Talagante. Su independencia se produce el 18 de Marzo de 1963, mediante decreto Supremo Nº 2233 y en Octubre del mismo año, se traslada al edificio que ocupa hasta la actualidad, ubicado al lado de la Ilustre Municipalidad de Peñaflor, donde comienza a funcionar con tres cursos de humanidades. Hacia 1966, egresa la primera promoción.


El Liceo Peñaflor, ha entregado formación Científica-Humanística a varias generaciones de peñaflorinos, lo que les ha posibilitado la continuación de estudios superiores en universidades e institutos profesionales lo que les ha permitido aportar en diferentes ámbitos al quehacer regional y comunal. A partir de 1978, se incorpora la Educación de Adultos en Jornada Vespertina, permitiendo la regularización de estudios a los vecinos de esta comuna, posibilitándoles nuevas herramientas para la inserción laboral y, también, para la prosecución de estudios superiores. Existiendo varios profesionales que se formaron en esta modalidad de Enseñanza Media. Esta tercera jornada se extiende hasta Diciembre de 2007. Sin embargo, con la nueva administración municipal, se reabre esta Tercera Jornada el año 2019, atendiendo las necesidades de adultos que, por diversos motivos, habían interrumpido su proceso educativo.


En las primeras etapas del proceso de descentralización de la administración educativa, el Liceo es Municipalizado. El 18 de Enero de 1982, se firma el convenio entre el Ministerio de Educación Pública y la Ilustre Municipalidad de Peñaflor donde se traspasa a esta Municipalidad la administración del Servicio Educacional que presta el Establecimiento. De aquí en adelante se individualiza como Liceo B-121.


En 1983 se incorpora la Educación Básica diurna que se inicia con dos cursos en 7º y uno en 8º, los cuales se mantuvieron hasta 1987. En la década del ’90 se retoma la Enseñanza Básica y se incorpora la Educación por Ciclos en la Jornada de Adultos. El año 1995, el Liceo comienza a participar en el Programa de Mejoramiento y Equidad de la Educación (MECE Media). El año 1998, el Liceo, postula a un proyecto de mejoramiento educativo en Geometría, adjudicándolo por dos años: 1999-2000, integrando todos los subsectores de aprendizajes y mejorando las habilidades de los estudiantes en esta área.


Al año siguiente, el Liceo, se adjudica otro proyecto de mejoramiento educativo, esta vez, en la Jornada de Educación de Adultos, en el subsector de Castellano, integrando, también, a todos los subsectores de aprendizaje y permitiendo que el estudiantado de esta tercera jornada de educación, desarrollara habilidades comunicativas utilizando medios audiovisuales.


El año 2003, inicia la Jornada Escolar Completa con su propio Proyecto Educativo Institucional donde tiene por misión desarrollar en los jóvenes: habilidades, destrezas y actitudes que le permitan elevar su calidad de vida, puesto que atiende a los sectores más necesitados de la Comuna. El año 2004 el Liceo, ingresó al programa Liceo para Todos, que fundamenta su acción en evitar la deserción escolar y asegurar la permanencia en el sistema para cumplir con los 12 años de escolaridad obligatoria y, además, para dar una formación humanística y científica a los jóvenes que optan por esta modalidad y que les permite la prosecución de estudios superiores en mejores condiciones y elevar su calidad de vida.


El profesorado que trabaja en este Liceo, posee, además de su título profesional, licenciatura, diplomado y/o postítulo; además, han participado en la Evaluación de Desempeño Docente con buenos resultados.


En la actualidad atiende a un total de 216 etudiantes divididos en 7 cursos de primero a cuarto medio en su Jornada Diurna y 99 estudiantes divididos en 3 cursos en Jornada Vespertina.


Como todos los establecimientos educacionales de enseñanza media que cuentan con estudiantes preferentes, recibe subvención escolar preferencial (Ley SEP). Es por ello que cuenta con un plan de mejoramiento educativo (PME) que se desarrolla en un período de 4 años, enfocado a mejorar los aprendizajes de los estudiantes y las prácticas pedagógicas.


Por otro lado, estudiantes y apoderados han escogido este Liceo emblemático de la Comuna de Peñaflor para desarrollar sus estudios de enseñanza media, que les permite la continuación de estudios ya sea en Institutos de Formación Técnica, Profesional o Universitaria. En la actualidad, cuenta con ex alumnos estudiando o terminando estudios en universidades como Universidad de Chile, Pontificia Universidad Católica de Chile y Universidad de Santiago, por nombrar a las más antiguas del país.


El Liceo Peñaflor, cuenta con estudiantes con necesidades educativas especiales (NEE) que son atendidos por el Programa de Integración Escolar, PIE, que atiende a estudiantes con necesidades educativas especiales, contando con Profesoras de Educación Diferencial, Psicopedagogas, psicóloga, fonoaudióloga y Terapeuta Educacional.


El año 2018 ingresa al Programa de Acompañamiento y Acceso Efectivo a la Educación Superior (PACE) cuyo programa tiene por objetivo permitir el acceso a la Educación Superior de estudiantes destacados en Enseñanza Media, provenientes de contextos vulnerados, mediante la realización de acciones de preparación y apoyo permanentes, y asegurar cupos adicionales a la oferta académica regular por parte de las Instituciones de Educación Superior participantes y, además, cumplir con la misión de facilitar el progreso de los estudiantes que accedan a la Educación Superior gracias al Programa, a través de actividades de acompañamiento tendientes a la retención de aquellos durante el primer año de estudios superiores.


Por lo anteriormente expuesto, se puede decir que este Liceo atiende a una diversidad de estudiantes, teniendo un proyecto inclusivo, que permite la interacción entre estudiantes de diferentes capacidades, características e intereses, promoviendo el desarrollo de personas tolerantes, solidarias, respetuosas y con espíritu de superación que puedan tener la posibilidad de desarrollar competencias en el ámbito intelectual, artístico, deportivo y socioemocional que les permita ir avanzando en la generación de su proyecto de vida.